index
 
  contacto | empresa
 
 
I N T E G R A L I A. Alimentos Integrales | info@integraliaalimentos.com.ar
 
 
 
 
 

¿Qué es la diabetes?
La diabetes es una enfermedad crónica, potencialmente debilitadora y frecuentemente fatal.
La enfermedad se produce como resultado de problemas en la producción y suministro de insulina en el organismo. O bien el organismo no produce en absoluto o no produce suficiente insulina (diabetes tipo 1), o el organismo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce (diabetes tipo 2).
La insulina es una hormona que se fabrica en el páncreas y que ayuda al “azúcar” (glucosa) a abandonar la corriente sanguínea para entrar en las células del organismo a fin de ser utilizada como “combustible”. Sin la producción y acción adecuada de insulina, la glucosa permanece en la sangre, generando hiperglucemia crónica (alto nivel de azúcar en sangre).
Esto puede generar complicaciones a corto y largo plazo, muchas de las cuales, de no prevenirse y tratarse, pueden ser fatales.


Liga Argentina de Protección al Diabético - LAPDI

 

La diabetes se puede prevenir
Los cambios en el estilo de vida, la detección precoz y la adopción de medidas de eficacia demostrada para prevenir la diabetes pueden reducir de manera importante el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, retrasar su aparición o al menos reducir su impacto. En el caso de las personas con diabetes tipo 1, aún no es posible prevenir la enfermedad. Sin embargo, se puede hacer mucho por prevenir o retrasar las complicaciones diabéticas si las personas tienen acceso a una atención, el tratamiento y la educación diabetológica.

Un epidemia mundial
La diabetes afecta a 246 millones de personas en todo el mundo y se espera que llegue a afectar a unos 380 millones para 2025. Cada año, otros 7 millones de personas desarrollan diabetes. El crecimiento alarmante de la diabetes tipo 2 se debe al incremento de la urbanización, la alta prevalencia de obesidad, la vida sedentaria y el estrés, entre otros factores. Hasta un 80% de los casos de diabetes tipo 2 se puede prevenir mediante la adopción de una dieta sana y el aumento de la actividad física.